Pampa del Indio, pueblo que nació de un fortín, celebra hoy un nuevo aniversario..!!

Posted by CANTO PATRIA on 11:00 a. m.


PAMPA DEL INDIO

Esta comunidad celebra un acontecimiento de gran trascendencia y significación, puesto que se festeja el día del pueblo.

En 1991, el Concejo municipal dispuso que el 10 de agosto sea considerado día del pueblo. Esta fecha tiene un motivo muy especial, porque agosto en la historia de Pampa del Indio es un mes muy significativo. En agosto de 1909 se radicó junto a su familia en esta tierra Jorge Cóceres, primer poblador de esta comarca y el 10 de agosto del 1947 se creó la primera comisión de fomento municipal de esta localidad. Estos dos acontecimiento históricos transcendentes motivaron la determinación del Concejo municipal, para decretar el 10 de agosto día del pueblo. Pampa del Indio es un pueblo nacido de un fortín, llamado Padre Beltrán, uno de los muchos fortines creados sobre la margen chaqueña del río Bermejo a partir del fortín cabecera de Presidencia Roca, en la campaña de colonización del territorio nacional del Chaco. Es un pueblo que nació espontáneamente, no hubo decreto de fundación. En esta fecha, tan significativa y cara a los sentimientos de los hijos naturales y adoptivos de este pueblo, sus habitantes hacen un alto en su cotidiano accionar, para rendir homenaje, reconocimiento y gratitud a sus heroicos y abnegados pioneros, que con tesón, coraje y sacrificio pusieron las bases de esta hermosa y palpable realidad que es Pampa del Indio. Los hijos naturales de estas tierras a este lugar lo llamaban Piguennecley, que en toba significa montes de espinillares. Los soldados fortineros lo llamaron Los Pozos, por la existencia de ciertos reservorios de agua permanente y por último un grupo de pioneros denominó a este lugar Pampa del Indio, nombre definitivo y oficial de la localidad. Los pueblos no nacen porque sí, ni de la noche a la mañana. La historia nos muestra que los orígenes de los pueblos están cargados de vicisitudes, de sacrificios, penurias y luchas, de carencias, obstáculos y adversidades, de alegrías y tristezas, de éxitos y fracasos, de tiempos de malaria y de tiempos de bonanza. El origen de este pueblo no fue la excepción, todo lo mencionado precedentemente vivieron sus pioneros. Cuánta y qué extraordinaria visión la de esos valientes pioneros que, desafiando lo desconocido, emprendieron la descabellada aventura de internarse y radicarse en estos lares escasamente explorados por el hombre civilizado.


Primeros Pobladores:

Es destacable el hecho de que a estas tierras casi inexploradas llegaron hombres y mujeres de distintas latitudes, como los miembros de las familias pioneras Alvares, Miño, Estigarrivia, Migele, Méndez, Irrazabal, Medina, Cóceres, Silvestri, Romero, Ayala, Cubilla, Valenzuela y Calvo, entre otras, que se vinieron de Corrientes, Santa Fe y Entre Ríos y algunos de allende los mares, como los miembros de las familias Superville, Hiuber, Henson, Milar, Exner, Alemani, Arizeta, Perkovich y Orban, entre otros audaces y heroicos pioneros, que aquí derramaron lágrimas, sudor y sangre y hasta abonaron con sus huesos la tierra que les dio el sustento. Los pioneros vinieron buscando la tierra de promisión, la tierra fértil, la tierra de las verdes praderas, la tierra fecunda y próspera y en este bendito lugar la hallaron, pero con un precio muy alto. Su elección --seguramente guiada por la mano de Dios-- fue acertada, por lo que es hoy Pampa del Indio. En este lugar los pioneros pasaron de todo, sufrieron vicisitudes, pero las semillas que arrojaron fueron dando su fruto y detrás de ellos fueron llegando muchas otras familias que con esfuerzo y sacrificio echaron raíces y aportaron su granito de arena, para construir en muchos años todo lo que actualmente es Pampa del Indio, cuyos habitantes disfrutan. Por todo esto, como rendir homenaje en el día del pueblo al primer poblador Jorge Cóceres, a la primera maestra Carmen Mandes de Alemani, al primer médico Juan Alemani, al primer comisario ad honoren Sixto Irazábal, a los primeros agentes de correo, Martín Islas, Teodoro Valenzuela y Alcibíades Alegre, y a todas las familias pioneras. Por la titánica epopeya de sus abuelos y padres pioneros forjadores de esta patria chica, hoy sus habitantes --criollos, gringos y aborígenes--, unidos y hermanados en la sangre de sus antepasados, seguramente pedirán al Altísimo que les dé fortaleza, coraje y sabiduría, para cumplir el destino de grandeza del pueblo que soñaron sus valientes y tesoneros pioneros. Seguramente pedirán también al Todopoderoso que sus niños y jóvenes se formen bajo los sagrados preceptos cristianos y para que sean partícipes del progreso y engrandecimiento de este maravilloso pueblo, de esa manera con el empeño y la responsabilidad que le cabe a cada uno de sus habitantes estarán rindiendo un permanente homenaje a los padres de esta comunidad y seguramente su recordación y ejemplo les servirá de modelo y estímulo en la lucha cotidiana para el logro de su anhelos y objetivos.

FUENTE: http://www.diarionorte.com/